Cleopatra se bañaba en leche

100%

En el viejo Egipto, la emperatriz Cleopatra disfrutaba de su imperio, pero aún más de sus sirvientes. Ella los seduce en sus aposentos para que le den placer a su imperial coño con sus lenguas y metiéndole los dedos. Esta es la historia prohibida de la emperatriz más puta de todo Egipto.

Era una diosa de las mamadas

Sin duda alguna fue la emperatriz más benevolente con sus súbditos hombres y sus grandes paquetes. Les daba mamadas con su garganta profunda, los dejaba bien lubricados con su saliva y así podían meterlos en su rico culo apretado. Cuando la faena iba acabando, le encantaba ser bañada en su líquido blanquecino para mantenerse joven, sensual y analmente poderosa.

  • COMPARTIR
0 Comentarios
¿Qué opinas sobre este video?
Tu email no sera publicado.